La clave del éxito empresarial: el atrevimiento

Cuando te reúnes con un cliente para trabajar la creatividad de una campaña de comunicación o de vídeo surgen algunas conversaciones muy interesantes. Normalmente nos preocupamos, primeramente, en saber cómo se define la propia empresa para saber qué es lo que opinan de ellos mismos y cómo quieren conseguir ese ansiado éxito empresarial.

“¿Qué o quién eres?” Esta respuesta normalmente siempre la tienen clara. Saben quiénes son, qué venden y dónde están. El problema real viene cuando les preguntas qué quieren ser y hasta dónde quieren llegar. Esta es la pregunta trampa para cualquier empresario/a porque todo/as contestan: “ser lo máximo en mi sector”,  “vender más que nadie”, “ser como la Coca-Cola”, “abrir nuevos horizontes”, “tener éxito empresarial” y un largo etcétera.

Y no es de extrañar porque todos queremos avanzar en nuestra vida, ser mejores, ser reconocidos, triunfar… Si lo queremos para nosotros, aún más para nuestra propia empresa. Pero, entonces, si todos los empresarios tienen el mismo objetivo, ¿por qué algunos lo logran alcanzar y otros no? Por supuesto, hay múltiples factores que influyen en el proceso del éxito. Sin embargo, nosotros tenemos claro uno de ellos: el atrevimiento.

 El atrevimiento como clave del éxito empresarial

Para nosotros, el atrevimiento o la osadía es intentar ser diferente y luchar por captar la atención. Una persona atrevida toma decisiones rápidas pero, además, sabe y valora las posibilidades de lo que puede suceder cuando se atreve a hacer algo. Además, confía en el equipo que le rodea y no teme a que las cosas salgan mal porque tiene plena confianza en su equipo.

Y te preguntarás, ¿qué tiene que ver eso con el éxito y cómo puedo conseguir triunfar en mi negocio? ¡Es más fácil de lo que parece! Para ser “como la Coca-Cola”, para “vender más que nadie”, para “ser lo máximo en mi sector” y todas esas cosas, hay que ser osado y mostrar lo que tienes. Además, hay que ingeniárselas para mostrarlo de manera original. Hay que pensar que lo que tienes, aunque sea igual que muchas cosas que hay en el día a día, es diferente. Debes creer y contar que lo tuyo es lo mejor. Porque es distinto.

Un buen profesor mío de creatividad, Juanfran Vaquero (@JuanfranVaquero), decía que la Coca-Cola solamente es un liquido en una botella, que si llega a mucha gente es porque han sabido transmitir muchas más cosas que su sabor. En el mercado hay muchísimos productos que están ahí para transmitir más cosas que su sabor. Simplemente hay que saber qué transmitir y cómo hacerlo.  

El cliente quiere triunfar. Sin embargo, no se atreve a atreverse. Pongamos un ejemplo sobre la marca. Un empresario hotelero quiere desmarcarse de su competencia incluyendo el desayuno en precio de la cama. Imagina que le presentas esto:

Creatividad para hoteles

Anuncio de la cadena B&B Hotels.

¿Que creéis que pasa en la mayoría de los casos? Pues te dicen: “mira, yo había pensado en sacar la fachada, poner unas letras que resalten…” Es decir, quieren algo así:

Claves del éxito empresarial

Anuncio no real de un hotel cualquiera.

Ese empresario quiere triunfar pero no es osado, no se atreve. Hay una cosa que todos los que nos dedicamos a profesiones ligadas a la creatividad (comunicación audiovisual, diseño gráfico, creación de eventos, publicidad, etc.) debemos marcarnos como principal objetivo: hacer entender a nuestros clientes que no existen los productos o las empresas pequeñas y que todo es tan grande como tú creas que es. La creatividad está al alcance de cualquiera, solo hay que ser osado para usarla.

El éxito empresarial es, en la mayoría de casos, inversamente proporcional al riesgo que tomas en la comunicación. Si haces lo mismo que los demás, estás demostrando que lo que tienes es igual al resto. Distánciate y demuestra que te atreves. 

Juanma_Rodriguez_Blau_comunicación

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *