¿Se te resiste la creatividad? Planifica una campaña de éxito en sólo seis pasos

Estrategia para redes sociales en benidorm

Muchas veces nos llegan al estudio clientes con ideas de un proyecto a desarrollar que tiene muy buena pinta pero que no saben cómo ponerlo en práctica o dotarlo de cierta originalidad. Ven el final pero no llegan a visualizar el recorrido. Es el primer síntoma de que necesitan ayuda. Cualquier proyecto, independientemente del canal de distribución o estrategia que necesite, requiere un trabajo previo capaz de poder transmitir las ideas de la marca y generar un producto funcional y estratégico. En definitiva, se trata de conseguir los objetivos de nuestros clientes a través de trabajos profesionales y creativos. Por ello en este post vamos a tratar de resumir el proceso creativo de una manera sencilla.

Primer paso: reunión entre los distintos departamentos que intervienen en el proyecto.

Primer paso: reunión entre los distintos departamentos que intervienen en el proyecto.

1.- Briefing

En dicho proceso, una de las cuestiones que tratamos de potenciar es la implicación del cliente. Nos gusta que se sumerja en su/nuestro proyecto y que intervenga tanto en la aportación de nuevas ideas como en las decisiones finales. Por eso, en esta primera etapa se trabaja codo a codo con él. En ella nuestro cliente nos transmite su idea y la necesidad o necesidades que le han llevado a dar el paso de venir a vernos. Es el momento de empaparnos de todos los valores de su empresa y establecer los objetivos que se quieren alcanzar. Para ello es fundamental también tratar de conocer qué es aquello que posee que le hace diferente respecto a su competencia.

2.- Investigación

Una vez tenemos los primeros pilares establecidos, vamos con el siguiente paso que no es otro que el de indagar más acerca de la empresa. Es fundamental saber a quién va dirigida nuestra campaña, cuál es su target. Conocer cuál es su público, cómo se comporta o cómo consume los medios de comunicación es esencial para saber cómo hemos de actuar. Conocer la situación actual de nuestro cliente así como quién es la competencia directa y cómo actúa esta nos darán pistas más que suficientes para comenzar a darle forma al proyecto.

Conocer la situación de nuestro cliente así como de su tarjet y competencia es fundamental antes de ponerse a trabajar.

Un trabajo de investigación sobre nuestro cliente, su target y competencia es esencial antes de ponerse a trabajar.

3.- Comenzamos a trabajar: definimos nuestra estrategia

Teniendo en cuenta que en este apartado ya conocemos a nuestro público objetivo, cuáles son sus intereses y poseemos la información necesaria para saber qué dirección queremos seguir para poder alcanzar los objetivos acordados con nuestro cliente, es el momento de plantear la estrategia. Qué plataforma vamos a emplear, quién va a ser el responsable de cada acción, cuáles son nuestros plazos así como qué queremos conseguir de cada una de nuestras actuaciones. Precisamente, seleccionar a la persona adecuada para cada acción es una de las premisas fundamentales.

Partiendo de la figura del director creativo, que será el alma máter del proyecto, existirá también un equipo creativo compuesto por un director de arte -encargado de transformar el contenido en imágenes- y un copy -responsable de crear los textos de la campaña-. En caso de que se trate de un proyecto de gran envergadura, intervendrá también el departamento de producción que adaptará el mensaje a cada medio y es posible contar con colaboradores como los integrantes del departamento de producción gráfica y audiovisual. Si la estrategia es online, intervendrá un responsable de Social Media y comunicación. Dependiendo de la estrategia a seguir, de la dimensión de la empresa-cliente así como de la agencia de comunicación y publicidad, variará el número de departamentos involucrados aunque independientemente de la cantidad, todos han de estar perfectamente coordinados.

Cuando ya tenemos definida la estrategia es momento de ponerla en práctica.

Cuando ya tenemos definida y presupuestada la estrategia es momento de volver a sentarnos con nuestro cliente.

4.- Se le presenta la propuesta a nuestro cliente

Con este primer boceto nos volvemos a sentar con nuestro cliente. Le presentamos nuestra propuesta presupuestada y pedimos que aporte lo que considere que puede faltar. Es el momento de explicar por qué se ha hecho de una determinada manera y que entienda que nada es aleatorio, todo viene respaldado por los propósitos marcados en un inicio.

No importa si se trata de una empresa pequeña o mundialmente conocida, todas requieren de campañas publicitarias que impacten y que sean lo más persuasivas posible en su adaptación a cada medio.

5.- Lanzamiento del proyecto

Aprobada la idea, se lanza el mensaje. Ahora que ya sabemos los canales que vamos a emplear, medios y formatos, establecemos un timing que nos ayude a cumplir los plazos estimados.

Buscar el momento oportuno del lanzamiento de nuestro mensaje o campaña es esencial, muchas veces aprovechar fechas especiales nos ayuda a sacarle mayor rendimiento a nuestro trabajo como muestra el siguiente vídeo realizado para San Valentín.

Otro ejemplo es el vídeo promocional que Blau Comunicación realizó para la concejalía de Comercio de Benidorm con motivo de su campaña de Navidad:

6.- Análisis del plan

El trabajo ya está hecho… o casi. Llegados a este punto será el que nos arroje si los resultados que buscábamos se han hecho realidad o no. Es decir, si el trabajo ha dado sus frutos o si el plan estratégico no ha funcionado como queríamos. Cierto es que esta medición no hay que hacerla únicamente cuando finaliza la campaña, también hay que ponerla en práctica durante el mismo proceso pues si no estamos obteniendo lo que queremos estamos a tiempo de cambiar el planteamiento de la estrategia. Rectificar lo que no funciona o potenciar lo que es bien recibido.

Lo que es innegable es que la utilización de herramientas de marketing y publicidad es capaz de influir en los comportamientos de consumo de la sociedad y de generar grandes impactos si se ha conseguido hacer un trabajo creativo e interesante. La sorpresa, la emotividad, la cercanía, la novedad… son algunos de los factores que determinarán el éxito del proceso creativo.

Si necesitas plantear o llevar a cabo un proceso de creatividad y no sabes muy bien cómo hacerlo, no dudes en consultarnos.

Comunicación en Blau Comunicación